viernes, 2 de enero de 2015

Nos sacamos el amor de encima.

Ella: Se cortó la luz y me resulta más fácil tener una crisis existencial que llamar a Edenor.
Él: Claro, a todo el que haya visto una película de esas en las que reflexionan boca arriba en la cama le pasa. Bah, a todo el que haya intentado comunicarse con Edenor también.
Él: Igual, dale, “más fácil”. Tampoco la pavada
Ella: Más fácil por lo segundo que dijiste, no por hacerme la que. Igual no se me ocurre en qué pensar.
Él: ¿Y música? Eso lo hace más película.
Ella: Sí, pero se me va a acabar la batería en 5 minutos.
Él: Bueno, hablemos, algo va a salir.
Ella: ¿No te molesta?
Él: Hasta ahora, no.
Ella: Bueno, gracias. Pero ¿sobre qué? ¿la muerte? ¿Dios? ¿el sol? Perdón, no sé pensar en pensar.
-Ni la muerte, ni Dios ni el Sol pueden mirarse fijamente porque terminan lastimando. Así que mejor no.
Ella: Apa, re sabés estar sin luz.
Él: Sé esquivar temas que no llevan a ningún lado y dejan a todos medio boludos.
Ella: La obra.
Él¿Qué?
Ella: La obra. No me acuerdo cómo se llama. La que fuimos a ver al Camarín. Dijiste lo mismo cuando salimos.
Él: Ah, sí, es que la juegan de solemnes y te voltean unos minutos. Después vas a comer y se te pasa. Igual, prefiero que no hablemos de nosotros.
Ella: Te y me lo prometo.
Él: Ok. ¿Terminaste el libro?
Ella: No, me quedé en la parte que él le dice que lo que le tendría que pasar no le está pasando y cree que es porque el amor es un invento de las mujeres. Me gustó eso, pero él me cae mal. Es un tirapostas berreta.
Él: Terminalo, vas a quedar enamorada.
Ella: ¿Para vos es?
Él: ¿Qué? ¿Berreta? ¿O lo del amor? Nah, es humano, qué sé yo. Si lo sentimos todos, qué importa de dónde salió.
Ella: Ahí está. medio millón de científicos y antropólogos dándose la cabeza contra la pared en este momento.
Él: Problema de ellos, yo me ocupo de contratar y echar gente.
Ella: Yo creo que dejamos de fingir cuando hacemos por amor. Cuando nos movemos por amor.
Él: Sí, pero eso de que el amor ‘vive’ en la barbarie, en un estado de naturaleza, "todo vale bla bla bla" es una pelotudez. Hay cosas a respetar, hay reglas, hay esquinas y hay semáforos. Y que me chupen la pija uno por uno los poetas de aerosol que piden más amor y no saben qué hacer con él ni cómo caminarlo.
Ella: La puta. Desacelerá, que estoy sin luz y me pierdo.
Él: Jajajaja sí, se me fue la lengua. (¿los dedos?)
Ella: Eso suena a, bueno.
Él: Sí, sigamos de largo.
Ella: ¿Ya superaste el mundial?
Él: Eso no se pregunta. De eso no se habla.
Ella: ..mala mía.
Él: Bastante, sí.
Ella: 41%
Él: Tabien, una hora más tirás.
Ella: Sí, igual ojalá que vuelva. ¿Tu hermana ya se fue?
Él: Hace 20 días. La re extraño, boluda.
Ella: Sí, es como tu compañera de aventuras jajaja.
Él: Sí, igual estoy pensando en irme en marzo para allá una semana. Voy a ver qué onda más adelante.
Ella: ¿Ella cómo está?
Él: Mil puntos, imaginate, está arrancando a vivir sola. En Barcelona.
Ella: Sí, el que la pasa peor siempre es el que se queda.
Él: Exacto.
Ella: El libro dice eso, ¿viste? Que “el otro” siempre es el que se va, sigue, que está como nómade. Y uno sufre porque está clavado en el lugar. El que se queda, se ancla. El que siente la ausencia. “El otro es, por vocación, migratorio, huidizo. Yo, que amo, inmóvil” o algo así.
Él: Es un librazo. Y él es un personaje de la concha de la lora.
Ella: Es un buen libro, pero no me gusta que teorice y encasille todo lo que se siente.
Él: Ay, ella, no le gustan las clasificaciones. Andá, está re bien explicado. Y el amor de ella, que seguro te encanta y empatizás, es tan puro que no podría existir nunca en la realidad.
Ella: Siento que estamos hablando del de Marge y Flanders.
Él: Sabés que yo no Simpsons mucho.
Ella: Es verdad. ¿Y vos qué estás haciendo? ¿Qué estás leyendo? No sé, “contate algo, sacá tema” como decíamos por msn.
Él: JAJAJAJA CÓMO TE ACORDASTE DE ESO. Qué bobos, por favor. Yo nada, no sé, estoy arrancando uno sobre un hombre que de repente se queda solo, por muchos motivos, como que la gente a su alrededor se va tamizando y él queda. Y cómo lo lleva y qué hace y piensa y tal. Es muy lindo, habla un poco de la adecuación del hombre al mundo, a los objetos, etc.
Ella: Nunca una novela playera.
Él: Nunca. Y no me molesta decirlo ni quererlo. No lo hago por una moda ni para escaparle. Lo hago (leo) porque me gusta de verdad.
Ella: Si tanto te tenés que atajar…
Él: Bué, siempre me decís lo mismo.
Ella: Porque explicás de más. Nadie te pide que amplies, que aclares, y lo hacés. Como si tuvieras que justificar tus gustos. O desasnar al resto.
Él: Vos también estás a la espera de que haga cosas que te molestan para marcarlas. Siempre fue así. Como si canalizaras tu bronca con todo en mí, en lo que sabés que voy a decir o hacer que te fastidia. Esperás a que pase para desquitarte.
Ella: Siempre fuimos esto. Amor siempre en falta, amábamos lo que no éramos, lo que no estaba. Los dos fuimos los que nos quedamos, los dos sufrimos la espera. Y el amor se nos fue, ¿no te parece? No me gusta creer que el amor es un invento de las mujeres porque me suma responsabilidad en nuestro mal viaje, pero sí creo que quizá sin mí no sabrías del amor la parte que más te gusta, la de hacer sin pensar y con gusto de haber hecho.
Él: Eso pasaba. No nos gustaba hacer sino haber hecho. La tarea cumplida. El amor como un trámite. Nos hacía sentir realizados, plenos, como salir del gimnasio o terminar una película muy larga pero muy buena. No supimos, no sabemos capaz, disfrutar del durante.
Ella: Porque el durante siempre nos faltaba. Estábamos como mal impresos, tipo los diarios en los que la letra parece sombreada de lo corrida que quedó la tinta. Cada vez más borroso(s).
Él: Si nos hubiéramos enamorado a fondo, habríamos corrido hasta la meta y llegado, y agregado otro kilómetro, y llegado, y así. Pero no, nosotros nos sacamos el amor de encima.
Ella: Nos sacamos el amor de encima.
Él: Ahí tenés. Querías una crisis existencial.
Ella: No sé si tanto, pero...
Él: Bueno, basta. Nos lo habías prometido.
Ella: Sí, perdón. Es la falta. Estoy sin luz y sin vos. 4%.

5 comentarios:

  1. Lo tuyo siempre es increíble, no sé cómo haces. Ahora me quedo la intriga del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La historia de amor del libro la inventé, la cita y algún otro concepto "teórico" sobre el amor es de Fragmentos de un Discurso Amoroso (R. Barthes).

      Eliminar
  2. Esta conversación es etapas III? Este estilo me encanto! No nos conocemos pero hace casi un año que entro acá y hoy me confieso y te digo primero: GRACIAS, con "recordar menos" me intrigaste, con "etapas" me atrapaste . Te felicito, en verdad sos muy buena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EYYY, gracias a vos! No lo pensé como Etapas III, los de esa historia son más maduros creo, estos son más borregos. Pero podría ser. Besos!

      Eliminar

Sí / No / Meh